Eres mi visita numeroo...

lunes, 26 de noviembre de 2012

Nuestra vida, nuestras personas.


"A la familia no la elegimos"...  Frase que se escucha no pocas veces. Eso lleva a otra cuestión: a las demás personas que nos rodean, con las que compartimos nuestros días, nuestras tristezas y alegrías o lo que nos apetezca que conozcan de nosotros, sí. Amigos, novios y amantes, todos ellos son elegidos por nosotros, y es por ello que se ha de realizar una buena elección.
Para un poder que tenemos en nuestras manos, que influenciará considerablemente en nuestras vidas, no debemos dejarlo en manos de la elección de otros, del azar, ni aceptar a cualquiera que en nuestro camino se cruce. Mirar bien quién es la persona que está a tu lado, cómo de negra es su alma y sus intenciones, y si quieres tenerla acompañándote en tu camino; analizar su forma de ser y descubrir si es afín a la tuya o si quieres que por cómo es esté o en tu vida o no, es el camino que se ha de tomar.
Cometeremos errores, pero sólo así aprenderemos de ellos y evitaremos unas cuantas piedras que en nuestro camino se van a tratar de cruzar.

2 comentarios:

Ame dijo...

No elegimos a la familia, es cierto, pero también lo es qaue nos llevamos mejor con unos que con otros, a los amigos se puede decir que si los elegimos, esto viene a ser por el hecho de que hay más afinidad con algunas personas que con otras, también lo es que con el trato se puede modificar esa primera impresión y viene a resultar que de donde menos pensabas surgen los grandes amigos.

Un beso linda

Dulce dijo...

Lo único que uno puede elegir es a quien dejas entrar en tu vida. Me gusta esa parte que escribes de mirar bien a la persona que se acerca, si es afin con lo que somos, creo eso es un buen parámetro para elegir a quienes dejas entrar en tu vida. A la familia sólo hay que aceptarla con defectos y virtudes, aunque en algunos casos no sea sencillo.

Besitos dulces para ti.