Eres mi visita numeroo...

sábado, 14 de abril de 2012

Momentos en que te das cuenta...

Hay momentos de parada, momentos en los que el mundo se detiene y sólo sigue el día tras día, como si fuera la reproducción continuada de una misma canción.
No buscas nada, tampoco sientes nada especial, nada que te aparte de ese momento. Son días en los que la vida es sólo eso, vida; sin motivos extra para estar eufórico pero tampoco para llorar ni estar triste.
Sólo vives: comes, duermes, estudias o trabajas...
Y no son malos momentos, no tienes muchos problemas, no sufres...
Sin embargo, ¿eso los hace mejores?
Para nada, más bien lo contrario, y acabas echando en falta ese entusiasmo,esa adrenalina, esa emoción de no saber qué te depara el día de mañana. El tener tantas cosas en las que pensar que no encuentras un hueco libre en tu apretado blog mental.
Y es que la verdadera vida es eso, bloggeros, son risas y lágrimas; momentos felices y momentos tristes y amargados; son besos y son corazones rotos. Sin embargo, no sería lo mismo sin alguno de ellos, no, sería peor. Al igual que la luz sólo brilla en la oscuridad, y la bondad existe porque hay maldad; la tristeza, los problemas y las indecisiones hacen que apreciemos más la ilusión, los momentos de feliz paz, las decisiones tomadas correctamente, la alegría.


Lorena A.




3 comentarios:

Alejandro dijo...

Siempre digo que lo me encanta de la vida es su diversidad. Un genial fascículo de reflexión sobre la vida.

Sigue así, filósofa. ;)

Un cálido abrazo.

Núria C. dijo...

Una preciosa reflexión, sin duda me encontraré entre tus lectores habituales a partir de ahora.
Un saludo.

Carla dijo...

Un texto precioso, me ha encantado la ultima frase.
Un besazo, y muchisimas gracias por pasarte por mi blog!♥