Eres mi visita numeroo...

jueves, 10 de noviembre de 2011

Y no me conformo...

Tengo todo con lo que un día soñé. Tengo más de lo que nunca he tenido.
Empezando por unos amigos que de verdad merecen la pena, esas amistades completamente sinceras y reales, y no burdas farsas que sólo llenan por momentos nuestra siempre existente soledad...
Mi vida ha cambiado mucho a lo largo de estos años. Yo he cambiado. He vivido cosas de las que me arrepiento, pero también otras que, si bien ninguna otra a mi edad (y probablemente unas cuantas más mayores tampoco) lo ha vivido, y lo considerarían ilegítimo, para mí son recuerdos bellos a los que me aferro para sentir.
He tenido relaciones, y personas que por lo menos aparentemente me han querido. Ellas me han cuidado, me han apoyado, y según lo que parecía también me han valorado.
Si antes no tenía un triste mp3, estas letras las escribo desde mi portátil, mientras mi mp5 y mi móvil reposan a mi derecha...
Estudio lo que quería y tengo razonables esperanzas en el futuro con el que siempre he soñado.
Pero entonces, ¿Porqué no me conformo? ¿Es que los seres humanos somos incapaces de vivir concentrándonos y amando únicamente lo que tenemos? ¿Tenemos siempre que recordar aquello que tuvimos? ¿Añorar lo que perdimos? O incluso... ¿Desear fervientemente lo imposible?
Los errores del pasado... ¿¿Cómo olvidarlos?? ¿¿Cómo olvidar aquello que puedes llegar a ser?? Cuando cometes un error, cuando actúas de una forma no propia en tí y que tú ni siquiera apruebas moralmente; la mayor realidad es el concienciarse de que si lo has hecho, es probable que lo repitas, que suceda nuevamente... e incluso que forme parte de tí. Está bien, puede que mucha gente, por no decir la mayoría, no lo desaprueben, es más, sabes que para algunos es su forma de vida. Pero aún así no puedes evitar sentir esos remordimientos martirizando tu conciencia...

2 comentarios:

sexyever dijo...

te sigo ya mismo! sigueme en twitter o dale a me gusta en facebook! un besito enormee

Dryken dijo...

Me encantan tus reflexiones Lorena, llevas toda la razón, no sabemos conformarnos y siempre aspiramos a más...es nuestra naturaleza.

Sigue así con el blog compañera, por supuesto te sigo, ya verás como alegras el día a más de uno.

Saludos guapísima!